Quien ríe el último, piensa mas lento.