Nada destruya mas el respeto por el gobierno y por la ley de un país que la aprobación de leyes que no pueden ponerse en ejecución