La política sin principios, la educación sin carácter, la ciencia sin humanidad y el comercio sin ética, no solamente son inútiles, son abiertamente peligrosos. Es mucho más necesario buscar el carácter que el intelecto