Nuestra libertad de elección en una sociedad competitiva se basa en el hecho de que, si una persona se niega a satisfacer nuestros deseos, podemos recurrir a otra.