El ordenador nació para resolver problemas que antes no existían