El gobierno es bueno en una sola cosa. Te rompe las piernas, te facilita una muleta y te dice: "¡Te das cuenta! Si no fuera por el gobierno, no podrías caminar".